13 de Mayo - Dia del Niño Hospitalizado

13 de Mayo – Día del niño hospitalizado

Hoy, 13 de mayo, es el día del niño hospitalizado. Un día que hasta hace relativamente poco no sabíamos que existía, y que, de haber oído algo hace un par de años, seguramente no hubiéramos pensado en él como ahora lo sentimos. Si ya resulta difícil a un adulto estar fuera de tu hogar y tener que estar todo el día tumbado en una cama que no es la tuya, con un pijama que te resulta incómodo porque no es el habitual, imaginad cómo puede ser para un niño.

Alejo pasó la primera vez un mes y medio hospitalizado. Estuvimos tanto en la UCI de neonatos (para los bebés menores de un mes y prematuros…) como en la infantil, por donde nos tocó pasar más de una vez. En la de neonatos el hilo musical estaba formado por esos primeros lloros de los recién nacidos, el soniquete rítmico de los respiradores mecánicos y los pitidos incesantes de las máquinas dosificadoras de medicación y de las de control de la frecuencia cardiaca. En la infantil había algo más de ruido, los más mayores tenían la suerte de tener una tele con dibujos para poder entretenerse, pero para nosotros era más de lo mismo, agotador.

Prácticamente no tenemos fotos de esos días. Nosotros decidimos no hacerle fotos con cables (alguna de los primeros días hay, ¿pero qué padre primerizo no va a querer tener alguna foto su hijo?) con la idea de que con el paso de los años ya casi no nos acordemos de esto. Y del mismo modo lo pedimos a nuestras familias. Quizás recordarlo como un mal sueño. Una de las cosas que más nos reconforta es que lo bueno de que haya sido operado de muy pequeño y lo bueno es que él, aunque lo pasó mal cuando le tocó volver a estar con pulsis, sondas y agujas, no se va a acordar de nada, sólo tendrá alguna cicatriz, como tienen los grandes guerreros, que lucirá con orgullo por ser un luchador.

Este día va a ser igual de tedioso para las niñas y los niños que estén en un hospital como lo habrá sido ayer y como lo será mañana. Un abrazo a todos esos pequeños guerreros que están luchando, que ahora mismo están hospitalizados. Y otro a los padres de esos valientes, que ellos también lo necesitan.

El corazon de Alejo - Boston

 

Save

No Comments

Post a Comment