Viajar en Avion con un Bebe - Iberia- Boston Hospital

Viajar en avión con un bebé

Viajar con un bebé en avión, incluso cambiando de franja horaria, no es tan difícil como pueda parecer. Nosotros volamos con Iberia por diferentes motivos, el principal que era la única compañía que volaba directamente a Boston.

Las compañías aéreas y los aeropuertos suelen ser bastante permisivos a la hora de realizar un viaje con un bebé en avión. En el aeropuerto de Madrid Barajas, al menos en la T4, hay colas especiales destinadas de manera exclusiva a familias. Se puede entrar con tu carro de bebé o tu silla de paseo que te dejan acercar hasta la misma puerta de embarque del avión, eso sí, antes, en el mostrador de facturación, le ponen una etiqueta y hay que pasarla por el escaner. También existe la opción de facturarla desde el principio en el mostrador de la compañía aérea al hacer el check-in y utilizar una sillita de las que facilita gratuitamente AENA para usarla hasta la misma puerta de embarque.

Otra cuestión muy importante para madres y padres es que dan bastante libertad con la comida del pequeño, si hay algo que le guste mucho a tu bebé (menor de dos años) lo puedes llevar en la cantidad que consideres necesaria para que lo coma durante el trayecto e incluso puede ser comida elaborada en casa. Además, en la maleta del equipaje de mano y el facturado puedes llevar comida y bebida para utilizar durante los días que estéis allí.

IMPORTANTE Si tienes que declarar en la frontera o si te preguntan si llevas comida di que sí, que es comida de bebé. La analizarán en una serie de máquinas (aquella que lleves en el equipaje de mano, la que esté facturada pasará los controles propios y necesarios del aeropuerto).

Como Alejo tomaba leche especial hipercalórica, nosotros llevamos bastante leche facturada, que al final resultó poca porque rechazaba la comida que le daban en el hospital y decidimos que comiese lo que habíamos llevado porque era lo que conocía… y que gracias a la farmacia donde solemos comprar y las boticarias que le quieren como si fuera su sobrino y mis padres que nos la enviaron por correo, pudimos recibir más leche ya estando allí.

Para portar la comida fresca, llevábamos en el equipaje de mano en una bolsa térmica donde también iba su medicación (con la documentación correspondiente) y comida suficiente para el viaje. Yogures, petit suisse, papilla en polvo, fruta triturada y fruta con queso de la marca Hero. Unas semanas antes del vuelo, contactaron con nosotros desde iberia (un correo automático) comentado si queríamos alguna comida especial. Llamamos y preguntamos por la comida del bebé y nos dijeron que tomaban nota de la petición, para facilitárnosla. Y así fue, un tarrito de Nestlé. Alejo torció un poco el morro porque el apio y él no se llevan demasiado bien, pero como es de buen comer y le encanta la verdura, no duró mucho. Y el de la merienda fue de fruta e igual y de paso también comió un yogur que nos dieron a nosotros. Las compañías aéreas facilitan comida para el bebe en el avión, envasada, pero hay que solicitarla al realizar la reserva.

Iban bastantes niños en el avión. De hecho en nuestra misma fila iba una familia con tres y un bebé algo mayor que Alejo. En ambos vuelos, tanto en el de ida como en el de regreso, Alejo fue muy bueno, los auxiliares de vuelo encantadores y atentos con los niños. Nuestra fila era especial. No por el hecho de viajar con más niño y sí al mismo tiempo. Si el bebé tiene menos de dos años no usa asiento y su pasaje va ligado al de la madre o del padre viajando en su regazo, con un cinturon especial para bebés que se acopla al del adulto.

 

Viajar en avion con bebe - Iberia

La fila en la que íbamos ubicados es la que tiene la pared delante, los asientos son más espaciosos, debido a que en la pared se puede colgar una cuna para que el bebé duerma, siempre y cuando la ocupación del vuelo lo permita. El tope para usar la cuna es que el bebé pase los 10 kilos, creo recordar. Si el pequeño pesa menos, se pide sin problema y si hay posibilidades te la dan. Pero hay que solicitarlo por adelantado a la compañía aérea, (preferentemente a la hora de hacer la reserva del billete), nosotros lo hicimos telefónicamente igual que con la comida del bebé. Además, los tripulantes de cabina llevan preparada en bolsas higiénicas para las cunas  ropita de cama (sábanas, colchita, etc… de un solo uso), con la que sabes que será tu bebé quien exclusivamente la use.

Para comodidad de los padres también hay un cambiador en el aseo del avión, igual que los cambiadores que hay en restaurantes o trenes es abatible de plástico rígido. La otra opción es cambiar al peque en la cuna de viaje, si el baño está ocupado es una buena alternativa.

Como he dicho, las personas de la tripulación de Iberia fueron sumamente atentas en ambos vuelos. Tanto en el de ida como en el de regreso a España. Pasaban con frecuencia por si como padres teníamos alguna necesidad o si la tenía Alejo. Como en el vuelo de ida teníamos una medicación que necesitaba frío, comentamos las necesidades con ellos, no tuvieron ningún problema en guardarla refrigerada en la nevera del avión (llevábamos informes médicos tanto para los medicamentos como para la comida especial e informes propios del pequeño por si había que justificar en las aduanas).

Alejo hizo dos vuelos muy buenos. Comió, jugó y durmió en brazos y en la cuna (si hay turbulencias, tienes que coger al pequeño en brazos y abrochar su cinturón especial). A la vuelta le costó algo más dormir, a lo que mi marido respondería con toda la razón, es difícil dormir a un bebé con jetlag. Y bueno, al regreso, ya en España, dormirle por las noches fue un poco caótico durante casi un mes, porque a las dos de la mañana de aquí eran las 8 de la tarde de allá.

Viajar en Avion con un bebe - Hospital Boston

Cosas que me resultaron útiles para el viaje: comida, un par de baberos, pañales, toallitas y crema, ropa, chupetes, tetinas y biberones (si usa) para que tome la leche y una bolsita con juguetes o libros para distraer al pequeño. También una toquilla/gasa y un gorrito por si acaso por la temperatura interior del avión, van a ser muchas horas de viaje.

Viajar con un bebé en avión no es tan difícil como pueda parecer.

Dormir al bebé con jetlag sí.

El corazon de Alejo - Boston

 

Save

No Comments

Post a Comment